Servicios Informatizados

Un tema a explorar

Proponemos explorar la conveniencia de distinguir entre servicios informáticos y servicios informatizados.

Como primera aproximación, consideramos que un servicio informático entrega como producto un componente de una tecnología informática o de comunicación (TIC) tales como un computador operativo, una secuencia de bytes, tiempo de procesamiento, un almacenamiento digital, o el hospedaje de una página web. Por su parte un servicio informatizado usa o se apoya en recursos digitales, pero entrega como producto algo no digital como, por ejemplo, un pasaje para un vuelo determinado, información sobre la cartelera cinematográfica, comida rápida entregada a domicilio, una conversación telefónica, o una transferencia bancaria. Para un servicio informatizado, la tecnología informática es un apoyo o un medio. Según esta primera aproximación, los servicios de venta de libros, sean de papel o digitales, que ofrecen empresas como Amazon o Barnes & Noble son servicios informatizados, mientras que un taller de reparación de computadores es un servicio informático; los servicios de computación en una nube son informáticos en la medida que ofrecen servicios netamente computacionales, pero informatizados en la medida que ofrecen los servicios característicos de aplicaciones como nómina, cuentas por cobrar o reservaciones hoteleras.

Es un asunto de niveles: un servicio informatizado depende siempre de servicios informáticos; lo contrario no es cierto.

En un mundo donde los servicios informatizados pueden llegar a depender críticamente de la informática, proponemos adicionalmente estudiar la posibilidad de adaptar el modelo de gestión de servicio informático a la gestión de servicios informatizados; en otras palabras, revisar si, en ciertos casos, los procesos del negocio y los procesos tecnológicos que los soportan, más que encontrarse separados, confluyen y se permean el uno al otro. Probablemente sea exagerado pretender que los responsables de un servicio informatizado gerencien también los recursos informáticos que soporte el servicio; sin embargo como mínimo, dichos responsables deben ser capaces de plantear sus necesidades informáticas claramente a los prestadores del servicio informático y de evaluar la calidad de tal prestación.